Bienvenid@s al Club de la Avellana

Maribel Martinez de Murguia Blog

Han pasado 5 años desde que inicié este blog que hoy retomo. Jo!, un lustro, ¡qué barbaridad!

Eso sí, con aspiraciones e ilusiones renovadas y con enormes ganas de transmitiros mi entusiasmo y determinación al respecto. Efectivamente, ha sido todo un reto que, por fin, creo que he conseguido madurar y lograr.

Quiero que sea un  espacio para compartir con tod@s los que os sentís miembros del Club de la Avellana. Much@s ya sabéis a qué me refiero pero para aquell@s que os suena a "chino", os lo explico.

¿Qué es la avellana? Un fruto seco, una semilla... claro, todo eso, pero para mí también representa una poderosa metáfora.

Si os fijais en su fisonomía tiene forma de corazón o a mí, al menos, me lo parece. Posee además una gruesa cáscara para proteger todo el valor nutritivo que lleva dentro. La avellana, cuando cae del árbol tiene dos posibles misiones, o bien convertirse en alimento para otros seres vivos, o bien poder prender en la tierra y llegar a ser un nuevo árbol avellanero que ofrezca nuevas avellanas.  Para conseguirlo, una vez en el suelo, debe desprenderse de su potente cáscara, quedarse a la intemperie y expuesta a las complicadas condiciones meteorológicas, bichos varios y múltiples amenazas. Pero, sólo si hace este valiente ejercicio, podrá llegar a ser un árbol y contribuir en el ciclo de la vida dejando una huella en el planeta.

Pues así es cómo veo yo a la inmensa mayoría de personas: somos puro corazón, llevamos amor en nuestro interior y también talento, pero nos protegemos, a veces en exceso, por miedo. Sólo desprendiéndonos de esas "protecciones" podremos liberar nuestro amor y nuestro talento, y llegar a ser auténticos y libres. 

Cuando acaban los talleres que ofrezco suelo regalar una avellana a cada uno de los participantes con este mensaje desafiante. Después de muchos talleres en múltiples lugares y con muchas personas, ha llegado el momento de darle forma, a modo de blog, a lo que una participante bautizó como Club de la Avellana. Gracias por el nombre.

En esta nueva entrada sólo me queda daros las gracias a tod@s vosotr@s, las personas que en cada taller, itinerario o propuesta de desarrollo/formación me habéis animado a que lo retomara. Espero y deseo poderlo sostener. Éste es el renovado compromiso que tomo.






Comentarios

  1. Enhorabuena Maribel por retomar tu blog porque para mí es una herramienta inspiradora en mi desarrollo personal y profesional. Yo me considero una de esas avellanas que, después de asistir a uno de tus talleres, reconoce que quiere convertirse en árbol y por eso estoy en el proceso de desprenderme de la cáscara y sobrevivir a la intemperie transformando el miedo en fortaleza. Gracias y espero seguir leyéndote!
    Carolina

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El COMPROMISO es un gran acto de AMOR

La puerta al cambio: querer aprender

LA IMPORTANCIA DE “CREER y QUERER”