LA IMPORTANCIA DE “CREER y QUERER”


Maribel Martinez de Murguia Blog

Aprovechando el 25 aniversario de los JJ.OO. de Barcelona ’92 y la publicación de mi próximo libro, “Historia de un compromiso” donde narro la experiencia que tuve la oportunidad de vivir como miembro del Equipo Campeón Olímpico de Hockey Hierba, quiero ofrecerte, semana a semana, una serie de reflexiones que considero interesantes para perseguir el logro de nuestros propósitos.

“Creer y querer” son dos de los grandes verbos que sostienen cualquier proyecto que te propongas en la vida, para mí los más importantes, porque son los verdaderos activadores de tu talento y de tu energía, una vez que tienes definido tu “sueño”/visión.

“Creer y querer” son la predisposición al cambio. Si no crees y si no quieres será imposible lograr cualquier cosa de manera real y sostenida.

“Creer y querer” son una elección íntima, personal e intransferible. Significan renunciar a algo pero al mismo tiempo apostar, no de manera tibia sino desde el convencimiento de la decisión tomada.

“Creer y querer” te muestran un camino y también un destino. Modelas y construyes a tu persona desde lo que decides creer y desde lo que decides finalmente hacer.

“Creer y querer” son un acto de valentía y determinación. Es lo que te marca la diferencia en el tipo de “juego” que realizas en tu vida, “sólo jugando”, “no jugando”, “jugando para no perder” o bien “jugar para ganar”.

“Creer y querer” son la pura manifestación de la confianza. Es lo que impulsa la generosidad y la entrega.

“Creer y querer” están permanentemente a prueba, pero sobre todo lo están en los momentos de más dificultad. Es ahí precisamente donde podemos descubrir cuanto de auténtico era nuestro “creer y querer”.

“Creer y querer” son una invitación al aprendizaje y a la oportunidad. Siempre que los perfumes con buenas dosis de humildad.

“Creer y querer” te define como persona. Muestra tus valores, tus preferencias, tus inquietudes, tus decisiones…

“Creer y querer” viven en simbiosis. Son indisolubles. Yo, personalmente, no entiendo uno sin el otro si es que te planteas transformar algo en tu vida.

Te ofrezco algunas preguntas para tu reflexión:
¿Qué es aquello que vives, de manera auténtica, en el “creer y querer”?
¿Cómo es vivirlo así?
¿En qué situación/proyecto te gustaría “creer y querer” pero no lo consigues?
¿Qué te impide hacerlo?
¿Qué ganarías si lo hicieras?

En esta ocasión, la foto que te ofrezco a unos pájaros sobrevolando el mar. Todos ellos “creen” que es posible volar y todos ellos “quieren” hacerlo, pero además existe, desde mi mirada, un elemento más, lo hacen en grupo con un mismo propósito común y compartido para todos. Cuando el “creer” y el “querer” se construye desde el grupo el significado del proyecto cobra una mayor relevancia.

  

Comentarios

Entradas populares de este blog

El COMPROMISO es un gran acto de AMOR

Bienvenid@s al Club de la Avellana

La puerta al cambio: querer aprender